Arturo, el dador de Poder

El poder es un concepto que ha sido manipulado por los siglos de los siglos, cuando pensamos en encontrar el poder, se nos vienen a la mente personas, que seguramente por su condición someten a otros. Reyes, políticos, jefes religiosos, empresarios, líderes de cualquier tipo. Estas son figuras de un poder mal entendido tanto por ellos, como por nosotros.


Si pudiera mostrarte el poder de otra manera sería presentándote a nuestro nuevo viajero Arturo. Para Arturo el poder es una energía vital que fluye desde el centro de tu cuerpo y se une con el poder universal. Esta conexión, es la que nos permite cambiar el miedo, por una fuerza que nos otorga confianza total, para permanecer resilientes, no importa cuales sean las circunstancias de la vida que tengamos que afrontar.


Dentro de los refranes populares, nos ha dicho que no vivimos nada que no seamos capaces de afrontar. En este sentido, podemos conocer personas con historias de vida realmente fuertes, quienes desde niños tienen experiencias que podemos llamar terribles y en nuestra mente, no entendemos cuales son las razones para que estas sucedan. Sin embargo, todo es perfecto. Cada experiencia construye la vida, es precisamente la manera de experimentar cada situación lo que hace de estas personas, seres maravillosos.


Arturo es un hombre realmente guapo, sus facciones son perfectas, como si fuera uno de aquellos actores que ves en las películas y de alguna manera crees que no existen, es un hombre con una vida como la de cualquier persona, más no podemos decir que es un hombre común. Arturo es un sabio, por naturaleza. Es un hombre que sabe escuchar, se toma el tiempo para observar, calibrar y conocer a las personas por su manera de hablar, por sus gestos y por sus comportamientos. De esta forma el aprende como piensan los demás y tiene el don de otorgar poder a quienes lo buscan.


No hay ninguna persona que lo busque y al salir de su visita, no sienta la conexión de su ser, con la fuerza del poder universal. ¿Crea súper héroes? ¿Acaso otorga poderes a estas personas? Así es, déjame contarte.


Desde pequeño, Arturo hablaba de cosas que la gente no entiende. Sus conceptos sobre el mundo y la vida son diferentes a los imaginarios de quienes lo rodean, entiende que el universo está gobernado por leyes y que, para ser mejores seres, solo elegimos tomar decisiones de manera consciente, cumpliendo dichas leyes y de esta forma nuestra experiencia se transforma en la realidad que queremos manifestar. Si vas en contra de la ley, pues el universo … se encarga de recordarte que no estas cumpliendo su ley. Es como si te pasaras un semáforo en rojo y un policía de transito te detiene, y te pone una multa. Solo luego de que te sancionen quizá dejaras de cometer la falta. Pues lo mismo pasa con el Universo, cuando conoces las leyes, las respetas para tener el mejor resultado.


La primera vez que conocí a Arturo, estaba acostado junto a un árbol. Tenía sus manos entrelazadas apoyando en ellas su cabeza. Miraba el cielo a través de las hojas y sonreía. Me pareció muy curioso verlo tan tranquilo y en paz, así que me acerque para saludarlo y saber quién era. Me pare justo detrás de su cabeza y asomando mi rostro le dije: Hola que estás haciendo aquí tumbado, recuerdo como sonrió y dijo: “solo veo lo maravilloso del universo, a través de este árbol”. ¿Puedo tumbarme junto a ti y ver lo que estás viendo? Claro que sí. Por cierto, mi nombre es Arturo dijo sonriendo, ¡hola! Mi nombre es Emilia.


Me acosté junto a Arturo, me dijo, primero cierra los ojos, respira profundo, y permite que todas tus tensiones se vayan, aunque sea solo por este instante. Siéntete en el suelo, y toma consciencia de tu presencia aquí y ahora. Siente desde la brisa del viento que acaricia tu rostro, hasta ser consciente del aire que inhalas y exhalas, siéntete relajada, cómoda y en paz. Siente la luz brillar, intensa y cálida. Escucha cada sonido, su volumen, su ritmo, su melodía. Cuando todo esté aquí y ahora realmente presente en ti, abre los ojos.


Recuerdo que me tomo unos momentos poder imaginar… ver… escuchar… y sentir cada cosa que él me decía. Finalmente me sentí relajada, cómoda y en paz. Sentí al abrir mis ojos, como veía el mismo árbol, de una manera totalmente diferente. La frase de Arturo tomo sentido en ese momento. ¿Ves lo maravilloso del universo, a través de este árbol? Pregunto Arturo… Sus ojos brillaban y su sonrisa transmitía tanto amor.


Así fue como Emilia conoció a Arturo, ambos tenían unos 13 años. Esa fue la manera como Arturo no solo se convirtió en su amigo para toda la vida, sino como le enseño a ver el universo desde un todo.


Emilia, hay leyes en el universo, trataba de enseñarle Arturo, son simples y complejas al tiempo, sin embargo, cuando logras comprender cada una de ellas y comienzas a practicarlas, todo se vuelve sencillo. La primera de ellas, todo es mental, pero tú No eres tu mente. Tienes el poder de entrenar tu mente, para tu bien, observándola y generando nuevos pensamientos que te ayuden o contribuyan a todo lo bueno. Recordando que nada tiene significado, más que aquello a lo que tú se lo das.


Recuerdo que cuando la cosas no iba tan bien como yo quería me decía: “Invéntate una historia que merezca ser vivida, que te ayude a ser mejor, a ser quien quieres ser, sobre todo que realmente valga la pena”. Si lo que has creado con tu pensamiento en este presente no te gusta, pues cámbialo y empieza a pensar para crear algo de nuevo. Arturo le enseño a Emilia cada ley, tal y como sucedió viendo el árbol.


¿Quieres conocer las demás leyes? Acompaña a Arturo y Emilia para aprender sobre ellas ;)

11 vistas

Angela Castañeda Gómez. Creado con Wix.com