Dante el buscador, ficha #4 Diversión :)

Esta ficha no era su fuerte. Casi no destinaba tiempo para divertirse, el mismo decía que a veces parecía un abuelo y como veía la vida en cifras, no era fácil para el sentarse simplemente a gozar ver una película, ir a la feria para sentirse como un niño, nadar o montar en bicicleta. Recuerdo un día en el que pregunto… ¿qué amas? Ese cuestionamiento sonaba raro, para cualquiera. Todos a quienes se lo hizo respondieron a sus parejas, familia, padres, hijos, trabajo, incluso su perro o su gato. Amamos muchas cosas pensaba, pero nuestra mente no se ha dado cuenta de ellas aún, no somos conscientes o quizá nos resistimos a danos cuenta.


Él estaba buscando las razones por las que la gente no hace las cosas que ama y por el contrario tienen que hacer aquello que no aman, o no les gusta hacer. No comprendía cual era la razón para que dejáramos de lado aquellas actividades que apasionan. Así que empezó a revisar que era lo que amaba, y cuales eran aquellas cosas que quizá no le gustaban tanto.


Las decisiones fueron sencillas, lo primero fue cambiar su lenguaje, evitaría aquellos “tengo que” o “debo hacer” y los cambio por “elijo hacer esto o aquello”. Este simple cambio quito una sensación de peso a su alma, pues la carga que sentía por tener que hacer algo que no le gustaba generaba estrés, pero al elegir esa actividad el enfoque era muy diferente, y a pesar de que no le gustara tanto la hacía con agrado.


Luego de tener claro lo que él amaba, decidió que quería que estas actividades estuvieran en su calendario, las incluiría en su agenda, así que dedicaba un sábado por mes, a ir de pesca. Para él era divertido, relajado. Creo espacios para compartir con quienes eran especiales con él y consideraba sus amigos, estas reuniones por supuesto con una buena conversación y una buena cena.


Caminaba para ir al trabajo, tenía ratos de silencio contemplado la montaña, o las estrellas, se detenía a escuchar los sonidos de la noche como grillos y cigarras, sonreía al ver jugar a los niños en la calle, prestaba atención a las conversaciones de los abuelos cuando estaban en un café… Pero esta ficha aún se quedaba corta...


Aun le faltaba algo dulce a su vida, seguiría revisando como divertirse más a menudo.

0 vistas

Angela Castañeda Gómez. Creado con Wix.com