Angela Castañeda Gómez. Creado con Wix.com

Ezequiel, un creativo divino

Eze, como le decían sus amigos era todo un personaje…

Ezequiel prepara a miles y millones de personas para la vida que siempre han soñado. Al borde de los 17 años, todos pensamos que podemos tomar el mundo en nuestras manos, los sueños y las ilusiones están ahí, tan cerca, que casi probamos el éxito, creemos que sabemos todo y ningún adulto puede enseñarnos nada más. Pero a los 30, 40 o 50 esas fuerzas, esas ilusiones y sueños se van desvaneciendo y nos convertimos en extraños seres; casi como los de las películas de zombies, vamos por el mundo en piloto automático, y lo peor, es que ese piloto no incluye para nada la felicidad.


Ezequiel es como un profesor de vida; sus clases no son para nada magistrales, se han convertido en una conversación alrededor de un círculo, donde él lidera un tema propuesto, y sobre este, crea todo un sistema, paso a paso, para que cada uno pueda construir una vida de éxito; vivir desde la abundancia, vivir sin miedos y porque no, vivir sin jefe.


El tiempo se detiene cuando lo oyes, lo primero que me impacto al conocer a Ezequiel fue la claridad para hablar y desde ahí permitirte que ese sueño se convierta en un proyecto cercano, palpable, simple, perfecto; donde la creatividad y el compromiso te llevan a dar el primer paso, y luego a correr como si tuvieras las botas de las siete leguas.


Ezequiel era un hombre delgado, su apariencia era la de todo un intelectual, ese hombrecito que encaja perfecto entre bibliotecas, libros y textos de estudio. Todo acerca de él, era un éxito, porque absolutamente todo lo que promulgaba había sido puesto en práctica para garantizar que así cualquiera que usara sus métodos y los aplicara con el enfoque claro, sabría ponerse acción y lograría esa formula de éxito. Ezequiel, era una gran inspiración, y así cambiaba la vida de miles y millones de personas.


Siendo joven, Ezequiel estaba en contra del sistema educativo pero sabía que hacía parte del mismo, sin embargo, en su corazón comprendía que las verdaderas enseñanzas estaban en personas y libros que le mostrarán como crecer personalmente, por esta razón negociaba con su madre cumplir con sus deberes, con la condición de poder escuchar a quien el consideraba grandes maestros, ponía la radio y escuchaba esos programas, casi hasta la madrugada; y como era de esperarse, Ezequiel cumplía la promesa que le había hecho a su madre.


Ya siendo un poco más grande e iniciando su vida laboral, se dio cuenta que el mundo capitalista tal y como lo concebimos debía cambiar, las maquinas industriales y las grandes masas de trabajadores no sería más una opción de vida, tarde o temprano eso se traduciría en una crisis y justo cuando eso llegará, era el talento de esas masas lo que crearía un nuevo sistema. Comprendió que las personas no debían buscar más un trabajo y andar mendigando con su hoja de vida un puesto, pues definitivamente esa no era una opción. Esto tenía cambiar y para hacerlo las personas debían hacer un viaje a su interior, a su propio yo, en el cual revisarían de manera sincera ¿para qué han venido al planeta, cuál es su misión en el mundo, cuál es su talento? y una vez descubierto ponerlo al servicio de la humanidad.


Entre su discurso decía: "¿Qué sabes hacer bien? ¿Qué te gusta y podrías hacerlo incluso sin que te pagaran por ello? ¿Qué harías por el resto de tu vida, sin que te aburrieras de hacerlo? Cuando lo descubras, ofrece tu producto o servicio a las empresas, de tal manera que vendas la solución a una necesidad, que ellas saben que tienen, busca conseguir 50 cuando salgas a la calle a ofrecer tu producto o servicio, así aprenderás el arte de vender, trabajarás mínimo 10.000 horas, enfócate en ese sueño, y verás como la vida irá cambiando.


Te convertirás en un foco de cosas positivas, porque tu día empezará con el agradecimiento, empezarás a hacer tareas pequeñas que cultivarás como hábitos; todas las dimensiones de tu vida empezarán a crear equilibrio y esa rueda de la vida irá girando y girando, haciendo que la vida fluya. Tendrás amor propio, tus relaciones de pareja será sanas y desde el amor incondicional, sabrás como cuidar tu cuerpo y tu mente, te rodearás de una tribu que comparta tus creencias y proyectos, te enfocarás en aquellas tareas que te aporten valor para tu proyecto, aprenderás lo importante de cultivar la relación con tus padres y tu familia, cultivarás amistades, te dedicarás tiempo a ti mismo. Vivirás desde la abundancia. ¡Serás feliz! "


Esto sonaba tan fascinante, que en los ojos de sus seguidores un brillo absoluto brotaba.


Ezequiel, era todas esas promesas. Le había llevado tiempo aprender y apropiar cada aprendizaje, y lo había logrado. Su tribu pensamiento positivo se extendía por todo el planeta. Cada vez más gente, de todos los lugares lo seguían, escuchaban y ponían en practica sus métodos. Incluso tenía un programa de radio; era uno de aquellos programas, donde casi podías sentir que era una visita de amigos, donde se hacía una entrevista, una tertulia donde se exponía un tema de interés para todos; te daba datos prácticos para poder aplicar las cosas de manera sencilla y en la rutina del día a día, te regalaba frases, de esas que parecen titulares de un gran periódico, sugería libros y películas, e incluso compartía pensamientos y risas.


¿Cómo conocí a este maravilloso viajero? fue en uno de sus cursos. Yo hago parte de las personas que piensa que la vida debe ser algo más, fue Ezequiel quien me dio ese empujón a la vida, para hacer lo que amo, para ser, hacer y tener lo que hoy soy, hago y tengo. Seguramente sentirás un profundo deseo de conocer a este viajero, tan solo leerlo, resulta un hombre tan interesante que casi parece un personaje lejano.


¿Quieres conocer a este viajero? puedes hacerlo si quieres. Este viajero te permitirá vivir sin miedo, sin jefe y en abundancia. El es todo un ¡sorprendedor!


Ezequiel es un hombre que maneja la energía del tiempo y del dinero, así como las leyes del universo. Sabe que ambos son de esos temas que aquejan a la humanidad. Alguna vez decía en uno de sus programas, que si a los hombres les dieran a escoger escogerían alguna de estas dos cosas, dinero o tiempo. El dinero es sencillo, replicaba Ezequiel, pon tus dones y talentos al servicio de la humanidad y será inevitable vivir en abundancia, primero te dedicarás al flujo, sabe las leyes del dinero, de manera consciente, luego gozarás el lujo. Es simplemente cuestión de hábitos, de administrar y de vivir la vida como se debe.


Con el tiempo es diferente, no puedo darte más de 24 horas al día, lo que si puedo es ayudarte a que administres las prioridades, a que puedas enfocar tu energía en aquellas actividades que te sumen, que te agreguen valor. A decir NO, de vez en cuando. A que te ayudes con listas para que cada meta tenga actividades a cumplir y estas actividades puedan dividirse en tareas, para hacer simple y sencillo cada paso.


Así es para Ezequiel la vida, un programa de pasos, que si los haces de manera sencilla y los conviertes en hábitos podrás hacer lo que quieras, con el valor agregado de poner tu vida al servicio de la humanidad. Ezequiel sabe que para llegar a más gente debe compartir con muchas personas su información.


Hoy te comparto a este viajero que para mi cuento se llama Ezequiel, pero en realidad es el gran Sergio Fernández, creador de pensamiento positivo, aquí te dejo el enlace para que conozcas más sobre él.


https://www.pensamientopositivo.org/