Jorge el Hombre Feliz!

Actualizado: 30 de may de 2019

#Villavicencio #TocarYCambiarVidas#ÁngelaCastañedaCoach #Coach

http://bit.ly/ÁngelaCastañedaCoach



Cualquiera puede ser Jorge... Jorge es feliz, sea donde sea y donde te lo encuentres siempre lo vas a ver con una sonrisa. Puedes escuchar su risa en todos los lugares, en el parque, en el restaurante, en la escuela, en algún pasillo, en la calle. Es de esos sonidos que puedes reconocer inmediatamente. Su risa es estruendosa y totalmente contagiosa.

Su padre era un vendedor y su mamá, ama de casa. A Jorge le encanta leer, dice que viaja con su mente y los cuentos son sus libros preferidos. Muchos chicos en la escuela le decían que no era un niño lindo y frecuentemente se comportaba un poco torpe. Se puede decir que hace algún tiempo tenía pocos amigos.

Jorge ¿qué haces? Le pregunto un día su maestra viéndolo sentado en un columpio a la mitad del parque, con un libro entre sus manos. - Leo dijo – y añadió, a la niñas les gustan los chicos guapos, pero me he dado cuenta que también les gusta los chicos que les saben hablar, así que compensaré mi belleza rara, con poder contarles historias. La maestra sonrió y dándole un beso en la cabeza comentó, eres un niño maravilloso, no tendrás que compensar nada. Ya eres hermoso. Esa frase le gusto y la conservo para siempre.

Las niñas de hecho, si buscaban a Jorge, les encantaba que les contara historias, su voz es mágica. Cada vez que Jorge comenzaba a narrar una de sus historias todos los que estaban a su lado, se quedaban en silencio, y era como si con su voz, los llevara a reinos antiguos con historias de reyes, pajes felices, hombres simples, princesas de cabelleras largas, caballeros envueltos en aventuras y más. Los cuentos, que Jorge les contaba encerraban mensajes, como si al convertirse en el narrador, supiera lo que cada una de las niñas quisiera escuchar. Les transmitía paz y tranquilidad, pero más que eso, él era un sinónimo de Felicidad.

Felicidad puede llegar a ser una palabra esquiva para muchos, hay personas que piensan que quizá es ese punto al que se llega al final de algo y serán felices cuando estudien, cuando se casen, cuando tengan hijos, cuando tengan ese trabajo, cuando… algunas personas piensan de esa manera y ocurre que se equivocan de principio a fin, porque ese día que piensan serán felices se posterga día a día hasta perder la ilusión y la belleza de la vida. Ese cuando jamás, llega, ese cuando siempre se posterga...

Jorge lo explica con tanta sencillez… es que la felicidad no tiene por qué estar fuera de ti, si la buscas en el exterior, estarás condenado a ser esclavo de cosas, personas, experiencias y situaciones. Cuando pones tus expectativas en lo que hay afuera, dejándote conquistar por el brillo, tarde o temprano, eso pasara y el brillo que pensabas estaría siempre ahí, desaparecerá.

Hay otras personas que consideran que la felicidad es el camino y por tanto las decisiones sabias, correctas y adecuadas te crearan un camino más liviano para recorrer y por tanto llegar a ser feliz. Resulta que no siempre nuestro camino será plano, seco, con buen tiempo y flores al lado del sendero. El único poder que tenemos, es el poder de decidir y creo que por eso tenemos el privilegio de estar vivos, decidir quiénes queremos ser y que queremos hacer.

Jorge pregunta a grandes y chicos, ¿qué quieres ser hoy? Esa pregunta confunde a muchos, pero él siempre está a la expectativa de que confíen, que cada día es una nueva oportunidad para crear una mejor versión de sí mismos; que cada persona desde su presente, tiene el poder de crear, este instante.

Por último están quienes consideran que la felicidad es la manera como tú recorres el camino y llegas a tu punto final. Es la actitud y las ganas, los pensamientos, sentimientos y emociones que te llevan a ese resultado que convocas y creas como si tuvieras una varita mágica. La felicidad y la dicha vienen desde tu interior, desde tu propio ser, cuando la activas, nada de lo que suceda en exterior podrá quitarte ese poder.

La vida es eso, cosas buenas y malas, bonitas y no tanto. Podemos tener momentos bellos donde sonreímos, estamos acompañados y ese preciso instante se llama felicidad, pero también hay otros momentos en los que la soledad, la tristeza, el miedo y las más bajas vibraciones pueden estar en nuestra vida. Aprender de esos momentos y saber llevarlos, pasando del dolor a convertirlos en aprendizajes también puede llevarnos a la felicidad.

Jorge es ese tipo de felicidad, vive su vida con la mejor actitud, viendo la hoja blanca en lugar del punto negro en la mitad, viendo el vaso siempre medio lleno con la mejor bebida a disfrutar, considerando las posibilidades infinitas de lo que pudiera llegar a ser.



0 vistas

Angela Castañeda Gómez. Creado con Wix.com